LA MÚSICA AL SERVICIO DE LA RELIGIÓN CRISTIANA (II)